Introducción

“Romance del Enamorado y la Muerte”

Anónimo

Alexis Mijares, Daniela Rivera, Kennedy Ruckh, eds.

El “Romance del Enamorado y la Muerte” es clasificado como un romance. Los romances son unos poemas que eran interpretados y cantados en los siglos XIV y XV, y están recolectados en un libro que se conoce como el Romancero Viejo (González). Estas canciones fueron transmitidas oralmente y en folletos sueltos. Todos los romances fueron escritos por autores anónimos. Estos poemas ejemplifican la tradición de literatura oral en la España medieval (González). Unos romances tienen temas históricos sobre las luchas entre los moros y los cristianos en la Península Ibérica, mientras otros, como el “Romance del Enamorado y la Muerte”, tratan de temas amorosos. La estructura de un romance está compuesta por versos octosílabos, con rima asonante entre los versos pares. Algunas de los romances fueron distribuidos en España en forma de folletos sueltos (Virgillo).

Hay dos teorías del origen de los romances. Una teoría más tradicional dice que estos nacieron de las canciones de festivales. Estas canciones tenían una métrica de 16 sílabas que se convirtieron en los versos octosílabos de los romances. La otra teoría es que un poeta particular usó este ritmo y ganó popularidad inmediatamente, siendo utilizado por muchos otros poetas posteriormente (González).

Esta obra, “Romance del Enamorado y la Muerte” fue publicada en el siglo XVI. Hay tres voces en este poema: El Enamorado, la Muerte, y la amante del Enamorado. El tono es serio y urgente. Un tema de este poema es que nadie puede escapar de la muerte. Dentro del poema puede observarse la tensión entre la cultura religiosa y la pagana, pues la muerte se presenta como un ser divino enviado por Dios, aunque estas ideas no se corresponden exactamente a las creencias católicas (Virgilio, et al.).

Durante los siglos en que se escribieron los romances hubo muchos cambios socio-políticos en la Península Ibérica. Los exploradores españoles encontraron oro y tierra para conquistar en América. En España, la tribunal de la Inquisición era una corte para juzgar crímenes contra la fe. El rey quería uniformidad de religión y actitud, y por esta razón muchos judíos se convirtieron al catolicismo (Romera-Navarro). En 1492, el gobierno ordenó que los judíos que no se habían convertido salieran de España, aproximadamente 200,000 en total (Ohanna).

License

Icon for the Creative Commons Attribution 4.0 International License

Introducción by Julie Ann Ward is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License, except where otherwise noted.

Share This Book