Introducción

“A su retrato”

Sor Juana Inés de la Cruz

Mackenna Kemp, Reid Kiger, Shelby Moser, eds.

Retrato de Sor Juana Inés de la Cruz, 1680, Juan de Miranda, disponible en el dominio público por Wikimedia Commons.

Sor Juana Inés de la Cruz nació el 12 de noviembre de 1651 en una aldea en México denominada “San Miguel Nepantla” (Gómez 321). Originalmente llamada Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana, Sor Juana fue la hija ilegítima de Pedro Manuel de Asbaje, un capitán de España, e Isabel Ramírez, una mujer de la Ciudad de México. Ella vivió con su tía materna en la ciudad de México durante la mayoría de su adolescencia (Poets.org). Debido a su condición de mujer, ella no tuvo acceso a la educación formal. No obstante, aprendió muchos idiomas y comenzó a escribir poesía a una edad temprana. Se unió al convento de Santa Paula y se hizo monja (Britannica). Continuó escribiendo poesía durante el resto de su vida hasta su muerte el 17 de abril de 1695, a la edad de 43 años.

Gran parte de la poesía de Sor Juana es de tipo religiosa (De La Torre 233). Ella creía que las experiencias de la mujer eran sagradas. Ella continuó estudiando y escribiendo poesía a pesar de que muchas personas trataban de impedir que publicara sus obras. El poema “A Su Retrato” es unos de los sonetos más famosos de Sor Juana; además, este poema termina casi de la misma manera que uno de los poemas de Luis de Góngora. La poesía de Sor Juana tiene claras influencias y conexiones con la poesía de Góngora y también con la de Francisco de Quevedo: dos poetas barrocos de España muy conocidos. La poesía de Sor Juana muchas veces vuelve a la tradición y a los orígenes, también es “suave en su musicalidad” y “uniforme en su acentuación” (Aguinaga 160).

Sor Juana escribió en el México colonial durante la época conocida como el Siglo de Oro en España, un período de alta producción literaria y cultural. Durante el Siglo de Oro el estilo barroco predominaba. El barroco vino después del Renacimiento en el siglo XVII y era un estilo artístico que estaba presente en la literatura, la música y las artes plásticas (la pintura, la escultura y la arquitectura). Sor Juana es una parte de este movimiento. Sus poemas reflejan notas comunes de la literatura barroca, tales como la ironía, las palabras sofisticadas de doble significado y las ideas sutiles. El poema que veremos a continuación, titulado “A su retrato,” presenta dos temas característicos del período barroco como la transitoriedad del tiempo y la vanidad humana.

License

Icon for the Creative Commons Attribution 4.0 International License

Introducción by Julie Ann Ward is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License, except where otherwise noted.

Share This Book